Siria: viaje y fotos

Este viaje a Siria tiene lugar antes del desastre. Siria era entonces un país pacífico y acogedor.

Comenzamos el viaje en el Museo Arqueológico de Damasco, al lado del cual se alza una mezquita otomana. Es el invierno de 2008. Estamos a veinticinco de febrero.

Museo Nacional de Damasco, Siria
Museo Nacional de Damasco

Después, pasando por el zoco Al-Hamidiyya, nos dirigimos a la zona de la Gran Mezquita de los Omeyas, que ocupa el lugar de un templo romano anterior (cuyos restos pueden aún verse).

Zoco Al-Hamidiyya, Damasco, Siria
Zoco Al-Hamidiyya y Gran Mezquita de los Omeyas

Antes de entrar en la Gran Mezquita, visitamos el mausoleo de Saladino.

Mausoleo de Saladino, Damasco, Siria
Mausoleo de Saladino

Luego, nos encaminamos a la puerta principal de la mezquita, la cruzamos… y nos quedamos maravillados ante el grandioso patio. Más tarde entramos en la sala de oración. Impresionante.

Gran Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria
Gran Mezquita de los Omeyas

Al salir de la Gran Mezquita, visitamos el Palacio Azem.

Palacio Azem, Damasco, Siria
Palacio Azem

Luego, recorremos Damasco hasta el anochecer. Y no nos cansamos.

Ciudad vieja de Damasco
Ciudad vieja de Damasco

26-2-2008. Cruzamos el desierto sirio camino de Palmira. Hacemos una parada en el Bagdad Café, que pasa por ser el más antiguo del desierto. Una vez en Palmira, visitamos en primer lugar las torres funerarias.

Palmira, Siria: torres funerarias
Palmira: torres funerarias

Luego, recorremos los restos de la antigua ciudad, incluyendo su magnífico teatro.

Teatro romano de Palmira, Siria
Teatro romano de Palmira

Por último, subimos al cercano castillo árabe, desde el que se tiene una magnífica perspectiva de la ciudad y sus alrededores.

Palmira, Siria
Palmira

27-2-2008. Visitamos Hama, famosa por sus norias gigantes de madera.

Hama, Siria: noria
Hama: noria

Y continuamos hasta las ruinas de Apamea.

Apamea, Siria
Apamea

Más tarde, visitamos la ciudad muerta bizantina de Sergilla. Continuamos viaje hasta Alepo.

28-2-2008. Salimos de Alepo para visitar los restos de la basílica de San Simeón el Estilita.

Basílica de San Simeón el Estilita
Basílica de San Simeón el Estilita

Volvemos a la ciudad y nos encaminamos a la Gran Mezquita.

Alepo, Siria: Gran Mezquita
Alepo: Gran Mezquita

Después de admirar su patio y su sala de oración, visitamos los famosísimos zocos de Alepo y luego nos dirigimos a la ciudadela, desde la que se tienen magníficas vistas de la ciudad y de la cercana Gran Mezquita (no así de los zocos, cubiertos en su mayor parte).

Ciudadela de Alepo, Siria
Ciudadela de Alepo
Alepo, Siria: la Gran Mezquita
Alepo: la Gran Mezquita

Después de recorrer la ciudadela, nos encaminamos de nuevo hacia los zocos, en los que abundan los antiguos caravasares, y de nuevo nos alcanza la noche recorriendo las calles de una antigua ciudad siria. Y tampoco esta vez nos cansamos.

Alepo, Siria: zoco Bab Antakya
Alepo: zoco Bab Antakya

29-2-2008. Visitamos el Krak de los Caballeros.

Krak de los Caballeros, Siria
Krak de los Caballeros

Y luego Maalula, en la que vemos el antiquísimo monasterio de San Sergio.

Maalula, Siria: monasterio de San Sergio
Maalula: monasterio de San Sergio

1-3-2008. De nuevo en Damasco, nos dirigimos otra vez a la Gran Mezquita. En su patio tenemos ocasión de contemplar a un grupo de exaltados peregrinos chiítas, que dan grandes voces y se golpean el pecho.

Peregrinos chiítas en la Gran Mezquita de los Omeyas
Peregrinos chiítas en la Gran Mezquita de los Omeyas

Como hacen cientos de ciudadanos de Damasco (es sábado), pasamos largo tiempo en la mezquita, sentados en el soleado patio o en la sala de oración.

Gran Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria
Gran Mezquita de los Omeyas

En la tarde-noche, visitamos una antigua madrasa otomana convertida en centro de artesanía. Así acaba nuestro viaje en fotos a Siria. Haz clic aquí si quieres leer un relato completo del viaje.

Deja un comentario